Las economías de limosna

0
6

Existen sistemas financieros que se encargan de mantener la subsistencia de distintos grupos representados por las proporciones más carentes de la sociedad. Esto es posible gracias a acciones benéficas de los contribuyentes que posee el Estado a nivel externo e interno y bajo la responsabilidad de todo gobierno.

El tema de las limosnas contribuye a la incertidumbre de quienes cuestionan el destino de los donativos manejados por entes financieros, instituciones estatales, fundaciones y organizaciones “sin fines de lucro”.

Ya que actualmente la lucha contra la pobreza es un negocio rentable para todos, buscar alternativas confiables para configurar nuevas estrategias de desarrollo político, social y económico, resultan prioritaria.

Estas se basan fundamentalmente en la cooperación intensiva de las naciones cuyo modelo de crecimiento económico está en auge.

Pero a ciencia cierta, ¿Qué es una economía de limosna?

En términos generales, una  economía de limosna está definida por el subsidio suministrado desde los países más industrializados a aquellos en vía de desarrollo. Este fin es posible mediante la acción de organismos multilaterales que son creados para otorgar empréstitos.

Así, las empresas garantizan beneficios gracias a una serie de condiciones bastante exigentes. Por ello, para optar por una economía de limosna se deben considerar los posibles cambios que generen la aceptación de estos recursos.

Es aquí donde surge la preocupación de aquellos países cuyas economías dependen de dicha opción, debiendo cumplir con la aplicación de políticas económicas austeras y restrictivas; exigencias que van desde la privatización de empresas estatales, hasta la reducción del gasto público o mediante la adopción de excesivas políticas fiscales.

En relación a esto, puede ser de su interés leer sobre La fórmula contra la desigualdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here