Premiar el Trabajo, no la riqueza: La fórmula contra la desigualdad.

0
13

Históricamente son múltiples los estudios que consideran la desigualdad como el resultado de la lucha por vencer la pobreza, una batalla liberada por el trabajo y la riqueza. De hecho, siete de cada diez personas viven en países donde la brecha entre ricos y pobres es mayor a la de hace 30 años.

Esto perjudica a toda la sociedad por la excluyente concentración de riquezas y recursos a manos de los acaudalados y poderosos. Es la visión de quienes representan el 99 % de la humanidad y solo un 9% perteneciente a la élite de la alta sociedad.

Aun con el crecimiento económico de los últimos años, el umbral de pobreza aumentó. Para contrarrestar este efecto, es necesaria la presión social sobre los gobiernos, exigiendo la eliminación de políticas que favorecen a las grandes empresas y acaban con los vacíos fiscales.

Por ello, consideraciones propuesta por organizaciones como OXFAM son las de construir una economía para los trabajadores, no para los ricos y poderosos.

En varias oportunidades se ha citado la receta para reducir la desigualdad experimentada por las familias trabajadoras. Esta corresponde a la garantía de empleos decentes, un salario mínimo que permita vivir dignamente, protección social y empresas que respeten derechos tanto los derechos humanos como laborales.

Elementos necesarios para premiar al trabajo por encima de la riqueza

Algunos autores siempre han tratado de integrar la libertad de asociación y los derechos de negociación colectiva como palancas necesarias, ya que, los trabajadores deben sumar sus voces para hacerse oír en una gran voz colectiva. A partir de allí, los gobiernos deben actuar mientras las empresas asumen la responsabilidad de escuchar a sus empleados para apoyar el desarrollo del talento humano y no la expansión de la crisis económica global.

En relación a este tema, puede ser de su interés leer sobre La crisis del Euro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here